Login
Main menu

Cómo eliminar el estrés y la ansiedad de 10 maneras sanasHoy analizaremos qué es la ansiedad, cómo se manifiesta, y las prácticas más recomendables para tenerla bajo control.

En principio la ansiedad no es un fenómeno patológico, sino un fenómeno natural que consiste en permanecer en un estado de alerta en respuesta a una posible amenaza en forma de peligro inminente, u oportunidad, que es percibida bajo indicios razonables o señales externas objetivas, y ante los cuales los seres humanos, como cualquier otra especie animal, se prepara adoptando las medidas que considere necesarias para enfrentar dicha amenaza u oportunidad.

Por lo tanto, la ansiedad forma parte de nuestros mecanismos naturales de defensa y depredación, y no es algo nocivo mientras las fuentes que la desencadenan permanezcan activas y nuestra percepción se mantenga dentro de los márgenes de objetividad y racionalidad considerados sanos desde el punto de vista de la psicología.

Sin embargo, existen diferentes niveles de alerta, y también forma parte de nuestro sistema de defensa el hecho de acostumbrarnos a dichas amenazas u oportunidades cuando permanecen activas de manera consciente.

Cómo eliminar el estrés y la ansiedad de 10 maneras sanasLos problemas empiezan cuando somos incapaces de disminuir los niveles de alerta para hacer frente a otras necesidades básicas como son hidratarnos, tomar alimentos, dormir adecuadamente y relacionarnos con el entorno dentro de los cauces considerados normales.

Cuando la ansiedad impide realizar estas tareas fundamentales para la vida, es preciso enfocar la ansiedad como parte de la amenaza en lugar de un mecanismo de alerta.

El sistema nervioso es como un vehículo que cuando se siente amenazado lo aceleramos para tener a punto todos los reflejos y toda la fuerza necesarios para superar con éxito un hipotético ataque. Pero esta aceleración consume mucha energía y conlleva un enorme desgaste, por lo que es fundamental para preservar la salud, saber desacelerar a nuestro organismo cuando necesitamos descansar y recuperar las fuerzas, haya pasado o no el peligro. Igualmente, si nuestro estado de alerta no se corresponde con ningún peligro hipotético o evidente, ni existen indicios racionales de que pueda producirse ninguna amenaza, la ansiedad debe considerarse patológica y deben tomarse medidas extraordinarias para detectar la causa de su sintomatología, y aplicar un tratamiento.

Los síntomas son tremendamente variados y pueden ser físicos, psicológicos, y también conductuales e incluso motrices.

Las causas de tan variada sintomatología pueden ser igualmente variados, existiendo una amplia gama de enfermedades médicas puede producir síntomas de ansiedad. Por este motivo, el primero de los consejos que podemos ofrecer a quién padezca síntomas de ansiedad es:

Cómo eliminar el estrés y la ansiedad de 10 maneras sanas1.- Acudir a un médico profesional. Lo más importante es averiguar si la ansiedad es consecuencia fisiológica directa de una enfermedad médica, para lo cual un especialista evaluará los datos del historial clínico del paciente, realizará la debida exploración física, un examen psicológico preliminar, y las pruebas de laboratorio y estudios complementarios que considere necesarios para atender la gravedad de dicha sintomatología.

En los estados naturales de ansiedad entran en juego dos sistemas de secreción interna:

A) El sistema adrenérgico. Que se da, por ejemplo, cuando tenemos hambre y se presenta la posibilidad de obtener alimento de alto valor energético, para lo cual el organismo se prepara para un esfuerzo que le va a llevar a lograr su objetivo, liberando señales de alerta a todo el sistema nervioso central. En este estado, que durante millones de años ha consistido en una aguda actividad física y claridad de los sentidos, nuestro cerebro dispara adrenalina, que es como si pisara nuestro acelerador y nuestro freno a la vez hasta el momento de la acción específica.

B) El sistema dopaminérgico. Que también se activa cuando el organismo considera que va a perder un bien preciado como es la propia vida o la de nuestros congéneres. En esta situación de peligro el organismo entra en alerta una posible amenaza, que en caso de producirse desencadena una explosión de adrenalina similar al caso anterior, pero en este caso, el premio es salir victorioso del combate o la huida, y permanecer con vida.

Cómo eliminar el estrés y la ansiedad de 10 maneras sanasPor tanto, desde el punto de vista endocrino la ansiedad se considera una señal positiva, de salud, que ayuda en la vida cotidiana mediante reacciones de alerta, después una explosión de ataque-defensa, y, finalmente, un estado de euforia o de depresión dependiendo de los resultados obtenidos. Sin embargo, si se rompe esta cadena y estas situaciones se presentan con demasiada frecuencia o de forma muy prolongada, entonces el organismo corre el riesgo de intoxicarse por las dopaminas relacionadas con estados de euforia-depresión, o por otras catecolaminas, relacionadas con el sueño, la conducta, etc. que son las responsables de los diversos trastornos relacionados con la ansiedad.

Es ahí donde se fundamenta nuestro segundo consejo:

2.- Evitar en lo posible las sustancias toxicas que pueden inducir al organismo a un estado de confusión en cuanto a la percepción objetiva de su entorno. Entre estas sustancias se encuentran algunas tan habituales como puede ser el café, el té y los picantes, y, por supuesto aquellas que puedan contener venenos aunque sea en pequeña proporción, y obviamente, opiáceas, alcaloides, y cualquier sustancia psicotrópica en general, entre las que debemos incluir el alcohol, medicamentos sin prescripción facultativa, y un agente tremendamente patógeno que no suele tenerse en cuenta entre los factores de riesgo, como es el respirar los residuos de la combustión de los vehículos. Los viajes largos por carretera o una presencia persistente ante grandes volúmenes de tráfico, puede desencadenar intoxicación por monóxido de carbono y una gran ansiedad entro otro muchos trastornos.

Para atajar los problemas relacionados con la ansiedad patológico, lo primero es identificarla claramente a través de sus síntomas, los cuales, deben producir sensación de malestar o alteración de tipo físico, psicológico o conductual, presentarse de manera significativa, y observarse en conjunto (varios de ellos a la vez) para un correcto diagnóstico por parte del facultativo, o por uno mismo.

SÍNTOMAS DE LA ANSIEDAD

Cómo eliminar el estrés y la ansiedad de 10 maneras sanasCuando la ansiedad se convierte en patológica podemos identificar dos tipos de síntomas:

  • Físicos Vegetativos: sudoración, sequedad de boca, mareo, inestabilidad.
  • Neuromusculares: temblores, tensión muscular, cefaleas, parestesias.
  • Cardiovasculares: palpitaciones, taquicardias, dolor en el tórax con sensación de opresión en el pecho que puede irradiar al cuello, cabeza y brazos.
  • Respiratorios: disnea, es decir, respiración con dificultad y/o arrítmica, hiperventilación, algunos casos de asma, sensación de ahogo.
  • Digestivos: náuseas, vómitos, dispepsia, diarrea, estreñimiento, aerofagia, algunos casos de anorexia u/o bulimia.
  • Genito-urinarios: ir frecuentemente al baño, pérdida del apetito sexual, impotencia.
  • Psicológicos y conductuales: aprensión, hipocondriasis, preocupación excesiva, sensación de agobio, miedo a perder el control, a volverse loco, sensación de muerte inminente, dificultad para concentrarse y para la atención o el estudio, sensación de pérdida de memoria, inquietud, irritabilidad, desasosiego, conductas de intolerancia hacia determinadas situaciones, inhibición e incluso bloqueo psicomotriz, obsesiones, compulsiones, manías...

Como vemos, los síntomas o consecuencias a nivel psicológico suelen ser los más graves y frecuentes, pudiendo desencadenar trastornos de consecuencias desastrosas no sólo para la salud y la felicidad. Es por ello que la tercera de las estrategias más eficaces para combatir los estados de ansiedad patológica es:

Cómo eliminar el estrés y la ansiedad de 10 maneras sanas3.- Conocer a fondo la sintomatología, el funcionamiento de nuestro sistema nervioso, y ser consciente de la propia exposición a los agentes patógenos que pueden desencadenar un estado de ansiedad pernicioso, persistente, y que no tiene un fundamento lógico ni objetivo.

Pero hay más estrategias que son perfectamente compatibles con las anteriores, y que podemos llevar a cabo tanto de manera preventiva, como paliativa y también curativa:

4.- Hacer ejercicio físico lo más habitualmente posible. No es una panacea que sirva para todo. Es, sencillamente la gran diferencia que tiene nuestra vida actual con la que hemos sostenido durante millones de años. Hacer ejercicio de forma habitual produce una de las sensaciones más agradables que puede otorgarnos el organismo, como consecuencia de la secreción de una sustancia opiácea que produce nuestro cuerpo, la serotonina. Es la forma que tiene nuestro cuerpo de agradecernos el ponerlo en forma. Es por ello que los deportistas raramente se deprimen. Sal de tu zona de confort, realiza algún ejercicio de forma paulatina y habitual y tendrás como resultado una drástica disminución del estrés y la ansiedad, sin necesidad de consumir ansiolíticos y otros medicamentos, o bien, si no es posible prescindir de los medicamentos, el ejercicio acelerará enormemente el restablecimiento de tu salud.

6.- Cambia tu manera de expresarte y cambiará tu forma de ver el mundo. La forma en que hablamos, y la naturaleza de lo que escuchamos determina en gran medida nuestro estado de ánimo, lo que pensamos y lo sentimos. Nuestro subconsciente es una grabadora que otorga a las palabras un peso, o importancia relativa, proporcional a la autoridad que ostenta quien nos habla. Personas de gran autoridad como son nuestros padres, nuestra pareja, y otras como pueden ser nuestro jefe, un médico, un policía, un profesor, un sacerdote, etc. graban directamente sobre nuestro subconsciente los patrones de nuestro comportamiento y nuestra forma de ver el mundo. Si no te sientes bien, es muy probable que debas vigilar estrictamente las palabras que emites y las que recibes, porque seguramente no son positivas. Cambia tu manera de hablar y la valoración que otorgas a tus interlocutores, o cambia de interlocutores si es preciso, y cambará tu mundo, tanto para mejor (si las nuevas palabras son positivas), como para peor (si valoras a personas que emiten constantemente mensajes negativos). Es el viejo proverbio de “el poder de la palabra” en el que se fundamentan muchas religiones sin llegar a comprender su importancia. Habla positivamente y rodéate de gente positiva, y tu ansiedad volará.

Cómo eliminar el estrés y la ansiedad de 10 maneras sanas7.- Cambia tus pensamientos y cambiarán tus emociones y sentimientos. Si te sientes con ansiedad y tristeza es porque no has intentado conducir tus pensamientos hacia puntos agradables o positivos. Haz la prueba, cuando sientas una ansiedad perjudicial e insana focaliza tu pensamiento, que no es otra cosa que información audio-visual, en imágenes y sonidos de, por ejemplo, un bebé, un cachorro de algún animal que tengas simpatía, o un paisaje que te haga sentir bien, y verás disminuir tu estrés y tu ansiedad de manera muy significativa.

8.- Cambia de manera de actuar. No sirve de mucho hablar, escuchar, pensar, sentir y emocionarse positivamente si no actuamos. Llevar a la práctica, materializar o implementar en la realidad física eso positivo que pensamos sentimos y decimos, significa vacunarse no sólo contra el estrés, la ansiedad, y un estado de ánimo proto-depresivo, sino que hace realidad aquello que te hace feliz. Considera tener una varita mágica eso de “hacer” lo mejor que puedas a los demás y a ti mismo, porque verás cómo se te regresa punto por punto hasta que te quedes perplejo. Lleva tiempo quizás, pero la mejoría la vas a experimentar desde el primer día.

9.- La disciplina es la clave del éxito. Los japoneses son la primera potencia tecnológica no por ser inteligentes, ingeniosos, o ricos, sino por ser disciplinados. Pero también entra dentro de la verdadera disciplina, el guardar religiosamente y al menos durante una hora diaria, un espacio para hacer exactamente lo que te plazca, siempre y cuando no quebrantes el respeto ajeno. Igualmente reserva una parte de tu sueldo exclusivamente para ti, aunque sea pequeña, y dedícala a darte un capricho aunque sea prohibido, algo sólo para ti, algo emocionante y satisfactorio, un mimo, un pequeño derroche, algo que le haga entender a tu sistema límbico que te amas y que eres capaz incluso de correr riesgos por darte una pequeña satisfacción, pero que no fastidie a los demás, claro.

Cómo eliminar el estrés y la ansiedad de 10 maneras sanas10.- Practica alguna técnica de relajación. La ansiedad y el estrés no son de ahora, llevamos miles de años volviéndonos sedentarios y adquiriendo costumbres perniciosas en la alimentación, los hábitos y las conductas, porque estos trastornos son también milenarios. Por ello, cerraremos este análisis sugiriéndote que practiques alguna de las artes milenarias de meditación (no nos decantamos por ninguna en especial) que conjugan ejercicio físico con educación mental y emocional, y otros hábitos saludables, para que experimentes una verdadera y duradera mejoría en todos los aspectos de tu vida.

Carolus, tu webmaster

Microproyectos

Plantillas

Las más adaptables a cualquier dispositivo:

Sígueme

Encuéntrame en las redes más populares:

Facebook Twitter Linkedin Google+ Youtube Skype RSS