Login
Main menu

Vienen a coincidir con la sabiduría humana más ancestral

El poder de la palabra, dime cómo hablas y te diré quién eres.Lo que más me ha impactado de estas revelaciones procedentes de última hornada científica, es que, este conocimiento lleva ya al menos 9.000 años en poder de la humanidad, pues lo podemos encontrar tanto en textos sumerios como mesopotámicos, y por supuesto en la Biblia. Así nos lo indica el protagonista del video que aquí os presento, y que he escogido de entre muchos similares, por su concisa y amena presentación de unas revolucionarias afirmaciones. Afirmaciones que suponen lo más actual y avanzado en programación neuro-lingïstica (PNL), y que, muy acertadamente, su protagonista, el colombiano Guillermo Villaríos, ha titulado "El Poder de la Palabra, dime cómo hablas y te diré quién eres".

Insospechadas revelaciones tanto para mí como para muchos. Herméticas han sido durante la mayor parte de los siglos, e incluso, de "heréticas" podrían calificarse algunas partes de las mismas por ciertos sectores de nuestra sociedad y de las sociedades de todos los tiempos, el sector de la intolerancia.

De hecho, cuando el narrador afirma "soy dios" hubiera quedado hoy, en un marco diferente al foro donde se desarrolla su ponencia, envuelto en inquisitoriales miradas , pues no nos han educado para reconocer nuestra esencia divina, sino para ser un meros números andantes y pequeños borregos dentro del gran rebaño-marabunta de una masa humana que ha preferido crecer en cantidad en lugar de en calidad, borreguitos simpáticos y útiles para ser "esquilados" o enviados a una guerra santa, comercial o política.

El poder de la palabra, dime cómo hablas y te diré quién eres.Obvia explicar que, de haberse producido semejante afirmación de que "Yo soy Dios" dos siglos atrás, nuestro ponente habría sido sometido al sumarísimo juicio del llamado Santo Oficio, cuyos procesos se ejercían en nombre de un Señor que solía decir "No juzguéis, porque como juzguéis seréis juzgados".

Millones de seres humanos de todos los países y todas las edades, fueron aniquilados sin la menor compasión y de la más cruel manera por decir o asumir las mágicas palabras de "Yo Soy Dios". El mismo Jesucristo las pronunció ante las miríadas de personas de todas las nacionalidades que se reunieron ante sí y su mítico poder de convocatoria, sin otro objeto que el de hacer frente a un monstruo de guerra que estaba devorando a su paso todo lo más sagrado y antiguo de la humanidad en torno al Mediterráneo.

Roma castigó duramente esas palabras. El sueño de un mundo libre y en paz a lo largo y ancho del Mediterráneo también fue exiguo, duró tan sólo mientras vivió Tiberio, el emperador anciano, el único que promovió el difícil sincretismo judeorromano, el único emperador justo probablemente en toda la historia de Roma.

Tres siglos después, año 325, en Nicea, después de tres terribles guerras judeorromanas e incontables represiones, se reunió la plana mayor de Roma en un supuesto "concilio", el primero de todos, para hacer cristiano al imperio e imponer su propia versión de la historia judeorromana, antagónica como es lógico a la de la otra parte del conflicto, la de los judíos, de la cual el Cristo había sido su máximo representante.

Una de esas afirmaciones esenciales que se perdieron para siempre (o así se ha creído) tras ese concilio, era esa que pronunció dicho avatar del Mediterráneo ante cientos de miles de personas cuando dijo "Yo Soy Dios", al truncar la parte que continuaba: "todos sois dios porque sois mis hermanos e igualmente creadores de vuestro propio destino y vuestra propia realidad, a imagen y semejanza de vuestros padres los creadores (elohim) del cielo".

El poder de la palabra, dime cómo hablas y te diré quién eres.También resulta obvio que, de la biografía original de gran faro de oriente, fue extirpado todo lo plural y lo femenino, entre muchas otras cosas, para dar lugar a la biografía que conocemos como el "Evangelio", y que no es otra cosas que la versión Romana del viejo conflicto judeorromano, que se impuso como la única "legal" en el llamado concilio de Nicea del año 325.

El sistemático y premeditado vaciado del contenido filosófico y religioso del icono que supuso aquella figura mítica que hizo temblar a Roma contra las cuerdas, fue inmenso, y una parte importante de ese contenido derramado sobre las arenas del olvido, fueron aquellas oraciones mágicas que el maestro de las esencias empezaba con un "Yo soy...", oraciones de las cuales la más mágica y significativa sentencia era la que decía "Yo soy Dios".

Desde ese primer concilio cristiano-romano, dicha afirmación y otras de similar trascendencia quedaban prohibidas bajo pena máxima y las más terribles torturas, las cuales que hemos tenido que padecer hasta muy recientemente. A partir del siglo IV ya nadie podría ser dios porque se impuso que el único que lo había sido, según los conciliadores, ya lo habían matado y se había ido para siempre a hacer compañía a su padre del cielo hasta el final de los tiempos, además de dejar una muy curiosa lista de obligaciones morales que beneficiaban justamente al enemigo principal de su pueblo (el pueblo judío), es decir, a Roma y su curia.

Obvia decir también si permanecemos en una forma de razonamiento saludable, que lo que ese primer concilio cristiano-romano concilió realmente fue, a los romanos con su vieja espada, y a los verdaderos cristianos de la provincia Judea (o judíos) con los leones.

El poder de la palabra, dime cómo hablas y te diré quién eres.Sin embargo, a tenor de las profecías parece que el fin de los tiempos se acerca, dado que vuelve con fuerza este conjunto de afirmaciones orales que empiezan con el ancestral "Yo soy...", de los cuales rescatamos y destacamos nuevamente la varita mágica que supone decir en voz alta "soy dios", rescate que viene de la mano de la más avanzada neurociencia en su rama de la PNL.

Puede que se disgusten e incluso pataleen aquellos que dicen conocer tan bien a Cristo, como desconocen la arqueología y historia, pero me importan más todos aquellos que sienten en la brújula de su corazón que todo esto es verdad, y que no tiene otro objetivo que el que todos los que apliquen PNL a sus vidas encuentren la abundancia y el bienestar que Dios o la Gran Inteligencia o la Gran Fuente ha diseñado para todos nosotros y que es preciso recrear cuanto antes.

No os impaciento más, y os dejo con este exquisito conocimiento expresado en formato auditivo y con un lenguaje totalmente humano y sencillo, para que todos puedan comprenderlo. Quedó atrás la obligación de esconder el mapa del alma y sus secretos, en prevención del tribunal de la "bestia" del Santo Oficio, tan santo y tan piadoso que nunca jamás emitió una sola sentencia absolutoria.

Que lo disfrutéis tanto como yo lo hago compartiéndolo con vosotros.

Ah, y no os olvidéis de darle un "me gusta" a la poetisa Alejandra Muñoz, para que nos siga compartiendo videos de esta misma calidad y trascendencia.

Con afecto, Carolus, tu webmáster.

Microproyectos

Plantillas

Las más adaptables a cualquier dispositivo:

Sígueme

Encuéntrame en las redes más populares:

Facebook Twitter Linkedin Google+ Youtube Skype RSS