Login
Main menu

C.S.I.C. - Ciencia

  1. 23/05/2018

    DESCARGA DE MATERIAL

    Nota de prensa (pdf)

    Imagen (jpeg)

    La presidenta del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Rosa Menéndez, y el presidente de la Diputación de Salamanca, Javier Iglesias, junto con la delegada institucional del CSIC en Castilla y León y directora del Instituto de Recursos Naturales y Agrobiología de Salamanca (IRNASA), Mar Siles, se han reunido hoy para estudiar iniciativas conjuntas de investigación e innovación que impulsen la ganadería y la agricultura en Castilla y León.

    La presidenta del CSIC visitó los pasados lunes y martes en Salamanca tres de los cinco centros de la agencia estatal en Castilla y León. “Es enriquecedor ver de primera mano el trabajo que se está realizando en los centros y tomar contacto con el personal, porque me gusta ponerle cara a la gente”, señaló la presidenta del CSIC.  

    La presidenta del CSIC, Rosa Menéndez. / CSIC

     

    Menéndez visitó el IRNASA, único centro propio del CSIC en Castilla y León, y la Finca Experimental Muñovela, asociada al mismo. La presidenta también visitó los dos centros mixtos del CSIC y la Universidad de Salamanca: el Centro de Investigación del Cáncer (CIC) y el Instituto de Biología Funcional y Genómica (IBFG). Los otros dos centros del CSIC de la región son el Instituto de Biología y Genética Molecular (IBGM, mixto con la Universidad de Valladolid) y el Instituto de Ganadería de Montaña (IGM, mixto con la Universidad de León).

    Mejora de alimentos y cultivos resistentes

    La presidenta puso como ejemplo que el IRNASA investiga en campos como las ciencias agrarias, la alimentación, la ganadería y el medio ambiente. “Es multidisciplinar y, teniendo en cuenta que se ubica en Castilla y León, realiza una labor importantísima que hay que potenciar y poner en valor”, indicó. La investigación que se desarrolla en el IRNASA tiene relevancia “no solamente a nivel autonómico y nacional, sino también internacional. Estamos hablando de mejorar los productos de alimentación y de lograr cultivos más resistentes a las plagas de una forma respetuosa con el medio ambiente, lo cual resulta crucial también para países en vías de desarrollo”. Menéndez también destacó la labor del Centro de Investigación del Cáncer en el ámbito biomédico, así como las capacidades transversales del Instituto de Biología Funcional y Genómica.

    En estos momentos, la agencia estatal trabaja en un plan estratégico para los próximos cuatro años. “Queremos diseñar unas líneas muy claras y definidas y vamos a crear una nueva figura, serán plataformas de colaboración interdisciplinar que potencien las sinergias entre distintas áreas científicas”, comentó.

    Menéndez aseguró que las investigaciones que se desarrollan en los centros del CSIC en Castilla y León “son ejes prioritarios”. Las áreas de alimentos, ciencias agrarias y el medio ambiente, en los que trabaja el IRNASA, “son transversales” y en ellos “los centros de la comunidad tienen mucho que aportar en colaboración con la universidad y otros organismos”, añadió. También destacó el área de salud, donde se debe impulsar que el Centro de Investigación del Cáncer y el Instituto de Biología Funcional y Genómica sean más fuertes y favorecer las colaboraciones y concentrar esfuerzos.

    Cooperación con empresas para impulsar el desarrollo económico

    La presidenta destacó la importancia de la relación del CSIC con las empresas, que es fundamental para el desarrollo de la Comunidad Autónoma. La cooperación en  sectores clave como la biomedicina, la alimentación, la ganadería y la agricultura “puede ser un motor importante para Castilla y León, para favorecer el mantenimiento de la población, la creación de empleo y la crecimiento económico. Es una oportunidad que aún está por explotar”. Y puso como ejemplo el sector de la ganadería: “Hay que darle otras salidas, mantener y mejorar las razas y comercializar productos, estamos hablando de toda una cadena hasta llegar al producto final”.

    Menéndez destacó: “tenemos que potenciar la colaboración público-privada, es decir, que las empresas del sector exploten los resultados que se están generando. Esto pasa por saber vender bien el producto, ponerlo en valor y que logremos movilizar a las empresas a nivel nacional”. Y advirtió de que las empresas europeas y americanas suelen estar más atentas a los resultados de investigación que las españolas. “Posiblemente tengamos que mejorar el canal de comunicación con el sector empresarial”, añadió.

    Colaboración en investigación agrícola y ganadera

    El CSIC y la Diputación de Salamanca colaboran desde 2014 en diversos proyectos. Entre estos destacan un proyecto piloto sobre el cultivo de trufa negra en la dehesa salmantina, que se está desarrollando en la finca de Castro Enríquez, de la Diputación de Salamanca, y otro proyecto para mejorar la gestión del terreno adehesado, y contribuir así a hacer la agricultura y la ganadería más sostenibles y compatibles con el medio ambiente. 

    También está en marcha un convenio para el análisis de suelos mediante el cual se analizarán muestras de suelos de explotaciones agrarias de la provincia de los titulares que lo demanden para conocer los nutrientes del suelo y su composición química con el objetivo de poder hacer un uso racional de los fertilizantes.

    En el encuentro se ha acordado continuar con los proyectos en marcha e impulsar la colaboración. De este modo, ya se están estudiando futuras iniciativas para favorecer la ganadería y la agricultura.

    Con la suma de esfuerzos de ambas instituciones se pretende realizar una efectiva transferencia del conocimiento al sector primario, que es uno de los que mayor peso y repercusión económica tiene en la Salamanca rural. 

  2. 23/05/2018

    DESCARGA DE MATERIAL

    Nota de prensa (pdf.)

    Imagen (jpg.)

    La presidenta del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Rosa Menéndez, acudió al IV Encuentro Internacional Universia de Rectores, celebrado los días 21 y 22 de mayo en Salamanca. El evento, con el lema “Universidad, Sociedad y Futuro”, ha reunido a los líderes de más de 600 universidades de 26 países en unas jornadas de debate sobre los retos que afronta la Universidad.

    Durante dos días, el debate ha tocado temas estratégicos como la aceleración de la innovación y la globalización, los cambios demográficos, la contribución de la investigación científica a la mejora de la calidad de vida, la preparación de jóvenes y adultos para un mercado laboral más complejo y poco predecible. Sobre todo, se ha puesto de manifiesto la gran responsabilidad que tienen las universidades en estos contextos.

    Las conclusiones de estos debates se recogen en el documento ‘Declaración de Salamanca’, que resalta el papel de la Universidad en “el desarrollo de una ciudadanía crítica, ética y capaz”.

     

    La presidenta del CSIC junto a las rectoras y Ana Botín. / (Universia)

     

  3. 23/05/2018

    DESCARGA DE MATERIAL

    Nota de prensa (pdf)

    Imagen (jpeg)

    Investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) han participado en el mayor estudio epidemiológico internacional realizado hasta la fecha sobre la hidatidosis (equinococosis quística), una enfermedad infecciosa, y ha evaluado su nivel de prevalencia en Rumanía, Bulgaria y Turquía. La investigación, publicada en la revista The Lancet Infectious Diseases, ha sido coordinada por el Centro Colaborador de la Organización Mundial de la Salud para la equinococosis en el Departamento de Enfermedades Infecciosas del Instituto de Salud en Roma, con la participación del Instituto de Recursos Naturales y Agrobiología de Salamanca, del CSIC.

    “El trabajo representa la mayor encuesta ecográfica de hidatidosis humana en el mundo, y se enmarca en la investigación sobre enfermedades infecciosas desatendidas como parte del proyecto HERACLES (financiado por el séptimo Programa Marco de Investigación de la UE). El objetivo fue estimar el verdadero alcance de la equinococosis quística en Europa del Este”, según explica Mar Siles Lucas, directora del Instituto de Recursos Naturales y Agrobiología de Salamanca.

    Cribado con utrasonógrafo portátil en un paciente. Foto: IRNASA

    La encuesta ecográfica, realizada en 2014 y 2015, examinó a unas 25.000 personas en áreas rurales de Rumania, Bulgaria y Turquía. Como parte de este estudio, personas de 50 aldeas en 15 provincias de estos tres países se sometieron a un cribado con utrasonógrafos portátiles. “Las prevalencias de equinococosis quística abdominal, ajustadas por sexo y edad, fueron de 0.41% en Bulgaria, 0.41% en Rumania y 0.59% en Turquía”, indica Siles Lucas.

    La prevalencia identificada, multiplicada por la población rural en 2015, ha permitido generar una estimación de los infectados por equinococosis quística en estos tres países de más de 151.000 casos humanos (7.872 en Bulgaria, 37.229 en Rumania, 106.237 en Turquía), de los cuales alrededor de un tercio presentaban enfermedad activa.

    Los resultados de esta investigación se utilizarán para apoyar la toma de decisiones en la planificación de las intervenciones de salud pública, incluyendo el análisis de costes y beneficios con el fin de cumplir con el plan de trabajo de la Organización Mundial de la Salud para el control de la equinococosis quística, enfermedad durante demasiado tiempo olvidada.

    Entre los principales objetivos del proyecto europeo HERACLES está romper el círculo vicioso en el que está atrapado esta enfermedad infecciosa desatendida, donde la falta de evidencia sobre el verdadero alcance del problema (ya que los casos hospitalizados representan sólo la punta del iceberg) no permite cuantificar y por lo tanto, priorizar correctamente las intervenciones de salud dirigidas a su control.

  4. 22/05/2018

    DESCARGA DE MATERIAL

    Nota de prensa (pdf)

    La próxima gran revolución del procesamiento de datos pasa por la física cuántica, esa parte de la física que estudia cómo se comportan los elementos más pequeños, como los átomos y los quarks. Sin embargo, los científicos aún no han dado con todas las claves que rigen comportamientos como la fluctuación cuántica de la energía.

    Un equipo de investigadores españoles y británicos con participación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha derivado una serie de fórmulas matemáticas para entender las fluctuaciones que se producen en los sistemas cuánticos cuando aparecen ciertas magnitudes conservadas. El trabajo, que aparece publicado en el último número de la revista Nature Communications, sienta las bases para estudiar la eficiencia de las máquinas cuánticas y mejorar su diseño.

    Una máquina cuántica funciona en el mundo de las cosas extremadamente pequeñas. Las leyes de la mecánica cuántica permiten efectos imposibles para la tecnología actual, como, por ejemplo, que un resonador acústico vibre con una amplitud grande y pequeña al mismo tiempo.

    “Necesitamos entender estas fluctuaciones y sus implicaciones para poder diseñar máquinas y dispositivos cuánticos. En muchos de estos sistemas, además de conservarse la energía, también se conservan otras cantidades, como el número de fotones, el espín o el momento angular. Muchas veces resulta muy difícil saber mediante métodos experimentales si estas magnitudes se conservan realmente o no”, explica el investigador del CSIC Rafael Molina, que trabaja en el Instituto de Estructura de la Materia.

    El equipo de científicos, integrado además por investigadores de la Universidad de Oxford y la Universidad Complutense, ha comprobado la utilidad de estos teoremas con simulaciones numéricas por ordenador en sistemas de átomos atrapados mediante campos electromagnéticos, que son uno de los sistemas experimentales más usados en las tecnologías cuánticas. “Esperemos que pronto se realicen experimentos que comprueben nuestra teoría”, enfatiza Molina.

    Según Jordi Mur, primer autor del trabajo, este trabajo abre la vía a estudiar la eficiencia de las máquinas cuánticas y, por tanto, mejorar su diseño. “También podría aplicarse para diseñar termómetros para sistemas cuánticos pequeños a bajas temperaturas y sensores cuánticos basados en teoría cuántica de la información y termodinámica cuántica”, agrega.


    • J. Mur-Petit, ‡ A. Relaño, R. A. Molina, y D. Jaksch. Revealing missing charges with generalised quantum fluctuation relations. Nature Communications. DOI: 10.1038/s41467-018-04407-1

     

  5. 22/05/2018

    DESCARGA DE MATERIAL

    Nota de prensa (pdf)

    Un equipo internacional con participación de investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha descubierto que la proteína HOS15 juega un papel en la adaptación de las plantas a las bajas temperaturas. El hallazgo, publicado en la revista PNAS, convierte a esta proteína en una diana muy útil para generar herramientas biotecnológicas que permitan obtener cultivos con mayor tolerancia a las heladas.

    Las heladas suponen graves pérdidas anuales en la producción de las cosechas, sobre todo si ocurren en momentos críticos del desarrollo de las plantas, como es la germinación de las semillas o la floración. No obstante, es bien conocido que un periodo previo de exposición de las plantas a temperaturas bajas moderadas, proceso que se conoce como aclimatación, permite una mayor tolerancia a las heladas. Durante el proceso de aclimatación, las células de las plantas producen sustancias crioprotectoras y antioxidantes que las protegen de la congelación o de los daños que ésta produce. En las últimas décadas se han identificado numerosos genes, como los denominados genes COR (cold responsive), que participan en el proceso de aclimatación y permiten a la planta tolerar las bajas temperaturas.

    El investigador José Manuel Pardo, del Instituto de Bioquímica Vegetal y Fotosíntesis (centro mixto de CSIC y la Universidad de Sevilla), que ha participado en el estudio, explica que: “La proteína HOS15 juega un papel clave en la modulación de las respuestas de aclimatación actuando al nivel de la cromatina. Así, en condiciones de bajas temperaturas, HOS15 se asocia a las proteínas CBF, que son factores de transcripción especializados en la respuesta a frío, y facilita su unión a los genes COR”.

    El investigador Vicente Rubio, del Centro Nacional de Biotecnología, explica que “cuando la temperatura es óptima, los genes de respuesta a frío se encuentran “silenciados” y por tanto inactivos. Por el contrario, una bajada de las temperaturas promueve la actividad de las proteínas CBF, que se unen a las regiones promotoras de los genes COR y activan su expresión. Para ello, las proteínas CBF reclutan otros factores remodeladores de la cromatina, tales como las histona acetilasas, cuya actividad ‘abre' la cromatina y la hace más accesible a la maquinaria transcripcional, intensificando así la expresión de genes COR y por tanto la tolerancia a las heladas”.

    Pese a la ventaja adaptativa que proporcionan, las respuestas frente al estrés por frío tienen como contrapartida negativa una reducción del crecimiento de las plantas. Para limitar al máximo este efecto negativo, las plantas poseen mecanismos reguladores que actúan sobre la cromatina y permiten el “apagado o encendido” rápido y preciso de las respuestas de aclimatación dependiendo de la temperatura ambiental.

    “En este estudio se ha demostrado que la proteína HOS15 juega un papel clave en la modulación de cromatina durante la aclimatación”, explican los investigadores. “En respuesta al frío, HOS15 promueve la degradación de HD2C, una histona deacetilasa que mantiene la cromatina cerrada e impide la expresión de los genes COR. Como resultado, se activa la expresión de genes COR y la aclimatación al frío”, añaden.

    “Por el contrario, la subida de las temperaturas modifica la actividad de HOS15, convirtiéndolo en un inhibidor de la respuesta de aclimatación al frío”, detallan los investigadores. “Para ello, HOS15 forma un complejo estable con HD2C que se une a los genes COR y los inactiva. De este modo, HOS15 desempeña un papel regulador dual de la aclimatación, permitiendo la transición desde un estado activo de la cromatina en respuesta a frío a uno represivo en condiciones de temperaturas óptimas y viceversa. De este modo, HOS15 constituye una diana muy útil para generar herramientas biotecnológicas dirigidas a la obtención de cultivos resistentes a las heladas”, concluyen.

    • Junghoon Park, Chae Jin Lim, Mingzhe Shen, Hee Jin Park, Joon-Yung Cha, Elisa Iniesto, Vicente Rubio, Tesfaye Mengiste, Jian-Kang Zhu, Ray A. Bressan, Sang Yeol Lee, Byeong-ha Lee, Jing Bo Jin, Jose M. Pardo, Woe-Yeon Kim, and Dae-Jin Yun. Epigenetic switch from repressive to permissive chromatin in response to cold stress. PNAS. Doi: 10.1073/pnas.1721241115

    Imagen de frutales tras una helada./ Foto: Julio Salinas (CIB)

     

Microproyectos

Plantillas

Las más adaptables a cualquier dispositivo:

Sígueme

Encuéntrame en las redes más populares:

Facebook Twitter Linkedin Google+ Youtube Skype RSS